Antes de curar el cuerpo, es necesario curar el alma