Cuando más débil estés es cuando tienes más posibilidades
de vencer a tu enemigo, ya que este estará cegado por la victoria.