Detrás de cada mujer fría
hay un imbécil que le rompió el corazón