El ajedrez
es la más hermosa amante