El cuerpo tiene suficientemente hierro como para crear un clavo
de hasta 7.6 centímetros de largo.