En el Ajedrez, como en la vida,
la mejor jugada es siempre la que se realiza