En el ajedrez, como en la vida,
el adversario más peligroso es uno mismo