Entonces esos zapatos …
¡TE QUEDAN CHICOS!