Estas acusado del robo de mis sonrisas,
el secuestro de mi corazón … por lo tanto eres el culpable de mi felicidad.