La mayor cobardía de un hombre
es despertar el amor de una mujer sin tener la intención de amarle