La vida es como el póquer,
nunca sabes lo que te deparará la siguiente mano