La vida es un juego fabuloso para los que desean jugar,
pero puede ser un juego aburridísimo para quienes solo quieren sentarse a ver a los demás jugar