Los caminos más difíciles, por lo general,
terminan en destinos maravillosos