Nadie se cansa de amar, pero todo el mundo
se cansa de esperar, suponer, escuchar promesas y disculpas