No hay nada que enseñe más
que equivocarse