No me culpes si te extraño…
eres tú quien besa tan rico