No siempre podemos elegir la música que la vida
nos pone, pero podemos elegir cómo la bailamos