Nunca juegues con los sentimientos de la gente.
Algún día puedes llegar a ser el juguete preferido de alguien.