Para un buen matrimonio
hay que enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona