Peleamos, nos ignoramos, nos fastidiamos,
pero lo más irónico es que estamos enamorados.