Querido hombre: en cada mujer vive una princesa, un demonio.
La que despiertes, es la que tendrás