También es estúpido dejar ir
lo que alguna vez quise