Tanta delincuencia …
Y nadie se roba mi corazón