Una mujer enojada
es más peligrosa que cualquier grupo terrorista