– Vale, cuando quieras … – Uno, dos, tres …
¿Por qué me abrazas? – Porque la encontré!