Yo no tengo la culpa de que me gustes.
La culpa es tuya por tener todo lo que me encanta